Orejas

Habitualmente se realiza en pacientes a partir de los 16 años de edad. Sin embargo, es una intervención que, con bastante frecuencia, se suele realizar en niños porque a una edad ya muy temprana, hacia los seis años, las orejas han alcanzado prácticamente el tamaño y desarrollo que tendrán en la vida adulta.

Por otro lado, los niños suelen ser muy crueles en la denuncia de los defectos corporales, y a esta edad las orejas prominentes o de soplillo son empleadas para burlarse del compañero de colegio. La reacción con frecuencia es de agresividad hacia el ambiente o tendencia al aislamiento.

Se suele realizar una incisión por detrás de la oreja, dejando por tanto una cicatriz prácticamente invisible. A partir de esta incisión el cirujano remodela el cartílago de la oreja haciendo que se pliegue en los sitios adecuados, reduce la profundidad de la concha y reseca piel sobrante, si lo cree necesario.

Dependiendo de la edad del paciente a tratar, la intervención se puede realizar bajo anestesia general o local y suele tardar de dos a tres horas.

Generalmente se utiliza anestesia local, sin embargo, dependiendo de las preferencias del paciente y el cirujano y si se trata de una intervención de un conjunto más amplio, se puede usar anestesia general. La intervención normalmente tarda de 30 a 45 minutos.

Ver más procedimientos de Cirugía Plástica

Consulta Online