Mesoterapia facial

La mesoterapia es una técnica de aplicación de medicamentos a través de microagujas en forma local, es decir, sobre el área a tratar.

En el caso del envejecimiento facial se aplican, precisamente, en el rostro. El término mesoterapia hace referencia a la aplicación de sustancia en el tejido mesodérmico, es decir, directamente dentro de la piel.

Algo que sucede con mucha frecuencia, es que este término se confunde con masoterapia, que significa tratamiento con masajes.

La mesoterapia es una forma práctica y directa de colocar sustancias activas directamente en el sitio donde se las necesita. Dentro del enfoque terapéutico del envejecimiento, esta terapia ocupa un rol muy atractivo gracias al empleo de medicamentos con propiedades hidratantes, tensoras, recuperadoras del trofismo y, en los últimos tiempos, de sustancias con acción similar a las de la toxina botulínica. Los procedimientos faciales de mesoterapia se aplican con una frecuencia semanal al inicio y, posteriormente, una vez al mes.

A veces, en sólo 3 sesiones se obtiene el resultado deseado. La cantidad de inyecciones que se aplican depende de la extensión de la zona a tratar. Hay que tener en cuenta que el procedimiento produce una serie de pápulas en la cara, similares a múltiples picaduras de mosquito, que persisten algunas horas luego de realizada la aplicación. Estas son algunas de las principales sustancias que se aplican para mejorar la apariencia de la piel son: Ácido hialurónico.

Es un polímero de existencia natural en el organismo. Está presente en varios tejidos y, por supuesto, también en la piel. Tiene la propiedad de retener moléculas de agua, con lo cual le otorga a la piel un nivel de hidratación muy atractivo. Con otras técnicas, se usa para rellenar surcos y labios.

Partículas de ADN. Se emplean para mejorar la turgencia cutánea. Metilsilanetriol. Aumenta el grosor y la capacidad de retener agua de la piel. Dietilaminoetanol. Es una molécula que se usa en los actuales esquemas de mesoterapia del envejecimiento cutáneo. Actúa como estabilizador y antioxidante de la membrana plasmática celular, a la que protege de los daños causados por los radicales libres.

Tiene una acción reafirmante y tensora en el corto y largo plazo. Atenúa, en cierto modo, las arrugas de expresión. En síntesis, la mesoterapia es una técnica muy interesante ya que una equilibrada combinación de principios activos puede arrojar un muy buen resultado.

Ver más procedimientos de Medicina estética

Consulta Online